SOBRENATURAL

Encomienda  tus días a DiosDios quiere en este día revelarse a tu vida como lo que él es, un Dios sobrenatural.

Deja de vivir la vida natural y sumérgete en las aguas del Dios de las cosas imposibles que llena de paz y sana todas las heridas del corazón.

SI crees en un Dios sobrenatural, lo natural en tu vida es que al proclamar la Palabra, los enfermos sanen, los ciegos recobren la vista, los paralíticos se levanten, se multipliquen tus panes y peces y se abran los mares rojos de la imposibilidad.

La pobreza no tiene cabida en los hijos de un Dios sobrenatural. “Jehová es mi pastor nada me faltará…”

Si algo te falta es porque tu fe sólo sobrevuela por debajo de las nubes, porque las circunstancias no te dejan ver a Jesús sentado sobre su trono con sus manos levantadas proclamando: “He vencido”.

Si crees en un Dios sobrenatural lo natural es que conquistes lo imposible para ti, hagas justicia, alcances tus promesas, tapes la boca de los leones, apagues fuegos impetuosos, saques fuerzas de debilidad en medio de los días duros y te hagas más fuerte en las batallas, cuando estás a punto de caer derrotado.

El Dios que te creo,  todo lo puede, su reino va más allá de las palabras y más allá de la lógica humana. Su reino es amor y se manifiesta con Poder.

“Porque el reino de Dios no consiste en palabras, sino en poder” (I Corintios 4:20).

Disipa en tu mente la duda y el temor, la fe obra por encima de lo que ven tus ojos, tu imposible se hace posible cuando crees. Dios es fiel y cumple sus promesas regalándote milagros.

En la esfera humana un milagro es una manifestación sobrenatural del poder de Dios en una situación o un momento preciso.

En la esfera divina un milagro, es simplemente un parpadeo, un segundo en la respiración del Omnipotente sobre un corazón humilde y con una fe inquebrantable.

Deja de mirar a Dios con los ojos naturales y aprende a mirarlo con la oración en donde él se manifiesta, en lo sobrenatural, allí todo es posible, hasta la imposible.

Dios tiene preparada para tu vida, cosas que la mente humana no alcanza ni puede imaginar, no dudes ni tengas miedo, Dios proveerá y cambiará tu lamento en baile.

“Ante bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han subido al corazón del hombre, son las que Dios ha preparado para los que le aman”, (I corintios 2:9-10).

Dios quiere sanarte, bendecirte y darte vida. El ha determinado derrumbar de tu vida todas las barreras de incredulidad a través de su incomparable amor sobrenatural.

Espera en él, aunque veas la victoria lejana y tus sueños empiecen a envejecer al punto de casi no tener sentido frente a lo razonable, frente a la esterilidad y el paso inevitable de los años.

Aprende a creer en “esperanza contra esperanza”, a caminar como mirando al invisible, particularmente cuando un mundo de imposibilidades coloque un velo de duda sobre tus ojos.

No dudes del amor de Dios por ti. El volverá a intervenir sobrenaturalmente en medio de las circunstancias para consolarte con su paz que permanece para siempre.

Dios está pendiente de cada uno de tus suspiros, pase lo que pase. El Señor te dará otra vez la victoria, haya lluvia o sol, haya risas o temporadas de dolor. Su brazo poderoso y milagroso no se mueve por estaciones, no tiene tiempo, pero siempre se muestra con misericordia.

Aprende a creer y a mirar en todo tiempo y circunstancia a un Dios victorioso sentado sobre su trono que proclama a tu vida que ha vencido.

No puedes pensar que todo está perdido. El cáncer, la pérdida del trabajo, la soledad, el secuestro de tu casa y de tu auto, es lo natural en tu mundo, en el sistema común y corriente.

Pero en el terreno sobrenatural donde se manifiesta Dios a través del Espíritu Santo, son sencillamente situaciones permisibles para que aparezcan los milagros.

 “No has sabido, no has oído que el Dios eterno es Jehová, el cual creó los confines de la tierra. No desfallece, ni se fatiga con cansancio, y su entendimiento no hay quien lo alcance. El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.  Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan en Jehová tendrán nuevas fuerzas, levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán”.(Isaías 40:28-31).

El Dios sobrenatural tiene cuidado de ti. El se preocupa de ti, te provee de fuerzas cuando flaqueas y te sientes cansado y desanimado frente a los problemas de la vida.

¡Tómate el cielo en este día y aprende a volar como las águilas!

El Dios sobrenatural no te creó únicamente para sobrevivir. Dios te hizo para que disfrutes de la vida como lo que eres, un “hijo del Altísimo”, proclamando que él es tu refugio, la roca de tu confianza y salvación en todo tiempo y circunstancia.

Deja de mirar lo que está delante de tus ojos. Aprenda a mirar por sobre las circunstancias.

Deja de mirar por sobre el valle de sombra de muerte y elévate al Monte de Dios mediante el recurso humilde e infalible de la oración.

El Dios de lo sobrenatural es un Dios de propósito, confía en él, aunque tu corazón se desgarre en los tiempos de dificultad.

No olvides: “él mide las aguas con el hueco de su mano” y que todos los caminos de tu vida son conocidos por él.

El Dios incomparable está de tu lado y te constituyó para ser un vencedor, para obtener resultados asombrosos y sobrenaturales en cualquier tiempo y circunstancia, cuando todo parece perdido.

Lo que Dios promete lo cumple, aún cuando tu fe se debilite frente a lo que anuncien los tiempos y por el paso de los años.

Esperar en la presencia sobrenatural de Dios supera toda tu realidad material y mental y todos los conceptos que alcances a imaginar, ante la llegada de tu milagro.

Deja que la presencia infinita de Dios, que te inyecta vida de manera sobrenatural, sature todo tu espacio y rejuvenezca tu fe a la esperar de tu promesa.

El Dios sobrenatural, que actúa en tu mundo natural, te dará lo prometido.

El conoce los pasos certeros que has dado, y los pasos equivocados que tanto dolor te han producido en todos estos años y ha decidido hoy llenarte de felicidad.

No dejes que los espejismos del mundo te hagan perder la noción de la fidelidad eterna de Dios, no cambies tu primogenitura por un plato de lentejas.

El Dios sobrenatural quiere hacerte sonreír en este día y mostrarte que aunque vengan tormentas poderosas sobre tu vida no caerás derrotado por que él sostiene tu mano, y porque te haces más fuerte en tu debilidad con su ayuda.

No desmayes el Dios sobrenatural intervendrá otra vez en tu vida. No te asustes hoy con los tiempos oscuros que miran tus ojos, el fuego no te quemará, ni llama arderá en ti.

Persevera, Dios tiene extendida su mano hacia ti, ordénale a tu  fe volar por encima de lo que miran tus ojos, de tu miedo e imposibilidades.

No importa lo difícil que se tornen tus caminos, en medio del valle de sombra muerte, el Dios sobrenatural camina contigo y volverá a abrir ríos en el lugar seco.

En este día determina creer ciegamente en las promesas que Dios te ha dado, si no te ha dado ninguna, te inivito a visitar Panamae.com el portal panameño que está transformando vidas al rededor del mundo, da clic aquí: 4 cosas que Dios quiere decirte: http://www.panamae.com/46/4cosas/4cosasdios.htm

Aunque las circunstancias no te permitan ver el arribo de tu milagro, Dios llegará sobrenaturalmente en tu auxilio y te dará una anhelada victoria.

Dios te bendiga,

Por: Aquilino Ortega L.